¿Los celulares nos escuchan para mostrarnos una mejor publicidad?

Investigadores y expertos en ciberseguridad dicen que se trata de un mito urbano moderno, pero es técnicamente posible.

Cada vez son más las personas que comentan que su celular les ha mostrado publicidad relacionada a un tema del cual estuvieron hablando hasta hace unos minutos antes. Muchos otros piensan que es paranoia, pero ¿es posible que tanta gente, en distintos lugares, esté equivocada?

Según una encuesta telefónica realizada más de 1000 adultos estadounidenses por Consumer Reports en mayo de 2019, el 43% de los estadounidenses que poseen un smartphone, creen que su celular está grabando conversaciones sin su consentimiento.

Pero, hasta la fecha, los investigadores no han podido encontrar ninguna evidencia de tal espionaje masivo.

Uno de los referentes a nivel mundial es Michael Covington, vicepresidente de una empresa de seguridad móvil llamada Wandera, quién en una reciente entrevista comentó que sus investigadores no encontraron evidencia de grabaciones secretas. El estudio se centró en aplicaciones de alto perfil conocidas para la recopilación de datos a gran escala, incluidos Amazon, Chrome, Facebook, Instagram y YouTube.

Aún así, lo que más miedo da, es que según los expertos en ciberseguridad, hay otras formas mucho más eficientes de aprender todo sobre una persona, sin tener que escuchar las conversaciones privadas.

Desde el sitio argentino especializado en celulares NEXTcel.com.ar compartieron una investigación que ayuda a echar luz sobre el asunto.

Entonces, si no es con un micrófono, ¿cómo lo hacen?

Según lo que concluyeron en la investigación del sitio especializado, la grabación de audio, transcripción y análisis de las conversaciones, no es una forma eficiente de reunir la inteligencia de mercado necesaria para direccionar la publicidad. Principalmente por el alto costo computacional necesario para realizar esto a gran escala.

Esto no quiere decir que los gigantes tecnológicos no puedan hacerlo, sino que al día de hoy, aún no es viable a gran escala.

Si bien esta explicación tiene mucho sentido, todavía no explica por qué tanta gente cree que están recibiendo anuncios inspirados en conversaciones privadas.

La publicidad online en el ojo de la tormenta

En la actualidad, hay muchas otras formas efectivas a la hora de recopilar datos sobre las personas.

Desde los gigantes tecnológicos como Google, Facebook, Uber, etc; hasta el desarrollador de apps más pequeño, registran habitualmente la información personal del usuario (nombre, fechas de nacimiento, información de tarjetas de crédito, etc) simplemente solicitandola en un formulario de registro.

Muchos también rastrean su ubicación en todo momento, utilizando el GPS de su teléfono, IP o redes WiFi a las que se ha conectado.

Incluso Facebook monitorea las acciones realizadas más allá de los límites de su propia plataforma, gracias a un pequeño archivo de imagen transparente conocido como Facebook Pixel que se coloca en sitios web a través de Internet para rastrear lo que se ve y lee en un sitio web.

Según los estudios de David Choffnes, profesor de la Universidad de Boston, encontraron que 9,000 aplicaciones de Android estaban tomando en secreto capturas de pantalla o grabando videos de la actividad de los teléfonos inteligentes y enviándolas a terceros. Incluso en un caso, una aplicación de entrega de alimentos grabó un video de la actividad del usuario y lo compartió con una empresa de análisis de datos.

En definitiva, medir los datos y la actividad del usuarios está bien visto a los ojos del marketing.

Por ejemplo, si un individuo realizara una búsqueda en Google de un tipo particular de zapatillas y luego utilice Google Maps para ver el local de zapatillas más cercano y por último use su cuenta de Gmail para registrarse en la lista de correo de esta tienda; es muy probable que dicha persona recibirá anuncios para zapatillas en tu navegador Chrome.

Y, gracias a todo ese software de seguimiento de datos está vinculado a Facebook, probablemente también verá los mismos anuncios en su feed de Facebook. Todo ello, sin haber tenido que escuchar la conversación en la que la persona mencionaba su intención de comprar las zapatillas

No es una batalla perdida, solo se requiere un poco más de esfuerzo

Desde NEXTcel.com.ar compartieron algunos consejos para limitar la cantidad de información que brindamos a las compañías.

  • Desinstalar las aplicaciones que no utilicemos.
  • No instalar aplicaciones que no seas dudosas o requieren excesivos permisos para funcionar.

Además agregaron, “siempre es buena idea revisar los permisos otorgados a tus aplicaciones. Si no cree que la aplicación de juegos necesita acceso a la cámara o al micrófono de su teléfono, revoque instantáneamente.”

Para ver exactamente qué permisos ha otorgado a cada aplicación en un iPhone, vaya a Configuración> Privacidad> y luego desplácese hacia abajo a una categoría como Cámara. Allí encontrará una lista de aplicaciones con permiso para usar su cámara junto con interruptores para retirar ese acceso.

En un teléfono Android, vaya a Configuración> Permisos> y allí le mostrará qué permisos tiene esa aplicación y le permitirá activarlos o desactivarlos según su preferencia.

Como restringir los permisos que brindamos a nuestras aplicaciones
Acá se restringen los permisos que brindamos a nuestras aplicaciones

NEXTcel es sínonimo de celulares, estamos para ayudarte con tu celular actual, a elegir uno nuevo y a averiguar lo que vendrá.

Mas información
Limpiador de WhatsApp: borrá la “basura” y ganá espacio